Close

El Perdón

 

Hoy vamos a hablar del perdón, pero de una manera diferente que es posible supones.  ¿Has hecho cosas en el pasado que te han causado remordimiento lánguido?  ¿Hay cosas en el fondo de tu mente y corazón que todavia sientes vergüenza años después de la acción?  ¿Estás luchando de como dejarla?

Desde hace dos dias, he luchado con esto también.  No sé de tu situación, pero si he luchado de algo por un tiempo largo, en mi caso cuatro años, es difícil para mi creer que Dios puede ayudarme con esta cosa.  Parte de mi ser cree que la oportunidad de sanidad ha pasado.  Yo nunca diría que es mi teología, pero en mi vida practica yo he creído que es algo con que lucharé por el resto de mi vida.

Es algo diferente en perdón cuando estoy dejando el pecado de una otra persona contra de mi.  En muchas maneras es más fácil cuando el pecado es de otros.  Pero, cuando la situación es mi culpa, tengo un criterio más alto para mi y cuando rompo este criterio, es un pecado que no es perdonable.  En mi opinión, es inadmisible y por eso necesito castigarme por manera de cargarlo conmigo por toda eternidad.  Por supuesto, todo esto es para la persona que le hice daño. Nunca quería que él pensará que la cosa que hice era admisible.  Por eso, llevar la consecuencia multiplicada por cada momento estoy llevando el pecado en mis hombros.

En esta situación, he puesto los sentimientos en el quemador de detrás de mi vida.  Los quemadores de detrás son buenos porque no están bloqueando nada en la vida diaria…hasta que Dios empieza a lavar los platos y…ay caramba..allí está.  Entonces, empieza el castigo de nuevo.  Empieza el oido mio de mi mismo que dice, “Querría decir que no puedo creer que lo hiciste, pero yo sé que lo hiciste.  Eres una persona terrible.  Eso es como eres.  Esta acción te define.”  Entonces, no te gusta a ti mismo, pero también les frustras a todas las personas en tu vida porque tu actitud no es atractiva.

Desde hace dos días, Dios me ha pedido afectuosamente traer esta situación a él.  Consistentemente había encontrado otras cosas que hacer. No quería hablar con él sobre esto. Yo quería castigarme porque es cierto que lo merezco.  Cargué esta corazón pesado por más tiempo que fue necesario, hasta que finalmente perdí el control de mis emociones anoche.  Dios me permitió llorar, y después me guió a dos pasajes de la Biblia que quiero compartir con ustedes hoy.

Vamos a leer de Mateo 9:1-8.

“Entonces, entrando Jesús en la barca, pasó al otro lado y vino a su ciudad.  Y sucedió que le trajeron un paralítico, tendido sobre una cama; y al ver Jesús la fe de ellos, dijo al paralítico:  Ten ánimo, hijo; tus pecados te son perdonados.

Entonces algunos de los escribas decían dentro de sí:  Este blasfema.

Y conociendo Jesús los pensamientos de ellos, dijo:  ¿Por qué pensáis mal en vuestros corazones?

Advertisements

About the author chelseamaxine

All posts by chelseamaxine →

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s

Wherever Is Trevor

{ he asks himself the same }

Words From Wheatleys

Mike and Cailyn | Extreme Nazarene Missions

embrace real

motivational coach sheli G

andrewalleyne.wordpress.com/

Making Personal Training affordable for everyone!

Anderson and Janary

And their Journey of a Lifetime

Cooking With Asian Magic

This girl's culinary guide to veggin' in. A look at cooking meat-free and delicious.

Extreme Nazarene Missions

Change Hearts. Change the World.

%d bloggers like this: